Francisco Salmerón García ha sido desde 1990 y hasta 2015, jefe de la División de Productos Biológicos y Biotecnología de la Agencia Española del Medicamento, y acaba de publicar en la Plataforma No Gracias un artículo de opinión titulado “La captura de la política sanitaria y las sociedades científicas por los intereses comerciales”.

Con su interesante escrito argumenta dos elementos esenciales que explicarían la marcha atrás en temas de vacunas y de sostenibilidad de los medicamentos en el Sistema Nacional de Salud: la cada vez mayor influencia de las unidades de marketing de las compañías farmacéuticas en la toma de decisiones en el Ministerio de Sanidad, y la dificultad para distinguir el papel real de algunas de las sociedades científicas, que en ocasiones parecen claramente infiltradas por el marketing y transmutadas en órganos de adoctrinamiento y presión al servicio de las compañías.

En este sentido, SESPAS señaló en septiembre de 2016 con un posicionamiento al respecto que el rechazo a las vacunas y la desconfianza es una de las posibles causas del descenso de la cobertura vacunal, pero no la única porque conviene prevenir aquellos relacionados con el recelo sobre potenciales conflictos de intereses y con la falta de información, lo que exige extremar la transparencia por parte de autoridades sanitarias competentes.